Masajes

TIPOS DE MASAJES

¿Qué es el Kobido?

Kobido es un masaje facial con el que trabajamos la piel de una forma muy profunda, llegando a conseguir un efecto lifting desde la primera sesión.

 

Este es un masaje facial cuyo objetivo no es solamente tratar la piel para obtener un efecto estético. Como en todos los masajes orientales, al Kobido también le damos una visión más amplia de todos sus efectos y lo que podemos conseguir con él:

 

  • Equilibra la energía interna de los órganos.
  • Libera las tensiones musculares de la cara.
  • Activa el sistema óseo.
  • Moviliza todos los líquidos del cuerpo.
  • Restaura la conexión cuerpo-mente.
  • Detiene el ritmo mental.
  • Aumenta la vitalidad.
  • Mejora el aspecto de la piel.
  • Previene de enfermedades y el envejecimiento de la piel.
  • Incrementa la capacidad de autocuración del cuerpo.
  • Amplia el potencial de relajación.

Otra de las aplicaciones de este masaje es la capacidad de prevención ante el envejecimiento. Una piel joven recibiendo este masaje de forma habitual ayudará, en gran medida, a evitar que aparezcan las marcas del paso del tiempo como arrugas, flacidez, manchas, desequilibrio del PH (piel seca / grasa), falta de circulación… En una piel más madura los efectos también serán visibles, aunque necesitaremos más sesiones para que permanezcan en el tiempo.

 

En Oriente, la belleza es resultado de cómo nos encontramos internamente. Si nuestros órganos internos están sanos y nuestro estado mental y emociones equilibradas, esto se refleja en el exterior, tanto en nuestro cuerpo como en nuestro rostro; ya que en la cara, de forma refleja, podemos apreciar el estado interno de los órganos. Una persona con estrés o enfadada lo mostrará en su cara en forma de arrugas y tensiones que dificultan la eliminación de toxinas, la circulación sanguínea… En general, nos dará un aspecto apagado, pálido y desagradable. Una piel sana es una piel bonita.

Después de recibir un Kobido, el rostro se presenta muy relajado y luminoso, con energía y tersura.

¿En qué consiste el Masaje Tailandés?

El Masaje Tailandés es totalmente eficaz si lo que quieres es relajar todo tu cuerpo de forma suave y placentera.

 

Suelta todas tus tensiones musculares utilizando presiones con manos, codos, pies y otras manipulaciones como estiramientos, rotación y giro de articulaciones y tracciones.

 

En una sesión se puede llegar a trabajar todo el cuerpo: espalda, piernas, pies, brazos, manos y cabeza.

 

Uno de los principales beneficios de esta terapia es la gran prevención que se consigue ante múltiples enfermedades, y el aumento de la capacidad de autocuración del cuerpo. De forma terapéutica, te puede ayudar a eliminar el dolor y la inflamación muscular, rigideces articulares, estirar la musculatura y mejorar la movilidad general del cuerpo, dando mucha flexibilidad a todos los tejidos internos. También logra mejorar y equilibrar todos los sistemas de tu cuerpo: digestivo, endocrino, circulatorio, respiratorio y nervioso.

 

A nivel mental, esta técnica oriental te desconecta de tus pensamientos, llevando la atención al masaje. De este modo, consigues descansar la mente de ideas y preocupaciones, ayudándote a conectar con tu cuerpo de una forma más consciente, y consiguiendo una agradable sensación de paz y armonía.

 

El Masaje Tailandés se recibe en un futón sobre el suelo y con ropa cómoda.

¿Qué beneficios te aporta una sesión de Shiatsu?

En una sesión de Shiatsu puedes alcanzar un estado de relajación y bienestar muy profundo.

Es uno de los masajes más completos que existen ya que tu cuerpo se suelta de una forma completa tanto a nivel físico, como mental y emocional.

 

La técnica del Shiatsu nace de la Medicina Tradicional China. En esta medicina se equilibran los meridianos, que son unas corrientes energéticas que hay a lo largo de todo tu cuerpo y que conectan con tus órganos internos. A lo largo de estas líneas hay cientos de puntos específicos para tratar múltiples dolencias, como desinflamar la cabeza, bajar la fiebre, movilizar la tensión de las lumbares… ¡Existen más de 365 puntos en todo tu cuerpo!

 

Con la estimulación o sedación de estos canales y puntos a través de digitopresión, esta terapia oriental consigue crear un estado de equilibrio natural de tu cuerpo muy profundo, fortaleciendo tu sistema inmunológico, activando el sistema de autocuración, eliminando dolores y estancamientos y llevando energía a tus órganos internos, haciendo que estos trabajen como es debido. El Shiatsu te hace más consciente de tu cuerpo y te ayuda a equilibrar las emociones.

 

Con este masaje podemos ayudar a eliminar migrañas, dolores de espalda como, por ejemplo, las lumbalgias; dificultades del aparato digestivo, problemas de sueño, emociones acumuladas…

 

Los beneficios se alargan en el tiempo mucho más que con otro tipo de técnicas orientales.

 

Este masaje se recibe en el suelo sobre un agradable futón y el paciente va vestido con ropa cómoda.

¿Qué es la Reflexología Podal Tailandesa?

En el pie tenemos zonas reflejas de todo el cuerpo conectadas a través del sistema nervioso periférico. Al presionar o estimular una de estas zonas en el pie, se produce una respuesta en la zona distal del cuerpo.

 

De esta manera se pueden aliviar dolencias de todo tu organismo, prevenir y mejorar enfermedades y bloqueos, relajando las partes de tu cuerpo afectadas directamente sobre los puntos reflejos del pie.

 

A través de la Reflexología Podal Tailandesa se trabaja todo el pie hasta la rodilla, equilibrando todo el organismo para que este se autorregule y pueda llegar a un estado de salud y armonía, además de trabajar toda la musculatura de tus pies.

 

En este masaje no solo se trabaja haciendo presiones en las zonas reflejas del pie, sino que también se utilizan diferentes manipulaciones y deslizamientos, entre otras técnicas, y teniendo en cuenta la intensidad de las presiones, según la sensibilidad del receptor.

 

La sesión suele durar alrededor de 1 hora. Al finalizar el masaje, además de sentir tus pies totalmente relajados, adquieres una sensación como si tu cuerpo flotara.

¿Para qué sirve el Masaje Metamórfico?

El Masaje Metamórfico es una técnica muy sencilla pero muy profunda que ayuda a recuperar nuestra energía vital.

 

Es un masaje muy suave que se realiza principalmente en pies, manos y cabeza, en la zona refleja de la columna vertebral. En esta zona del cuerpo quedan registrados todos los momentos vividos desde que fuimos concebidos hasta el momento del parto y postparto.

 

Durante estos 9 meses de gestación todos pasamos por una serie de acontecimientos: miedos, debilidades y negatividades que nuestra madre nos trasmitió durante el embarazo y que quedan grabados en el subconsciente.

 

Con esta técnica se pueden desbloquear muchos acontecimientos de miedo, condicionamientos o estados mentales que se ven reflejados en tu día a día y que tal vez no te dejan avanzar.

 

Esta técnica está indicada para cualquier persona, pero es especialmente beneficiosa para bebés o adultos prematuros (ya que su proceso de gestación no ha sido completado), y en mujeres embarazadas, ya que una mujer, durante su embarazo, a nivel inconsciente recuerda su periodo de gestación con todos sus traumas y cargas, que con este masaje pueden ser liberados.

 

Esta terapia oriental también ayuda en la formación del feto y a que el bebé nazca con más energía y con ganas de vivir.

¿Qué son los Puntos de Equilibrio?

La mayor parte de las personas que vienen a mi consulta aparecen con una sobrecarga de energía e información en la cabeza, producida por esa cantidad de pensamientos repetitivos que nos inundan y que generan muchos síntomas tales como dolor de cabeza, insomnio, estrés, depresión, falta de concentración, respiración bloqueada… Una cantidad de síntomas que suelen derivar en problemas más graves.

 

Todos esos pensamientos constantes crean una energía en forma de carga eléctrica en nuestro cerebro que vibra en unas ondas llamas Beta. Esta vibración nos impide relajarnos, ya que durante la misma no paramos de pensar y así es muy difícil conectar con el cuerpo y bajar el ritmo.

 

Para poder relajarnos es necesario bajar esa vibración mental de alguna manera y esto es lo que conseguimos con los puntos de equilibrio.

 

Al tocar suavemente unos puntos concretos en la cabeza, conseguimos bajar esta vibración de ondas Beta a ondas Delta o Theta que nos llevan a un estado de relajación, de forma fácil y profunda, desde donde podemos ir suavizando todos esos condicionamientos, miedos o estados negativos que nos impiden avanzar en la vida.

 

Las sesiones se reciben tumbado en una camilla y podemos llegar a dormirnos o quedarnos en ese estado de duermevela en el que se comienzan a soltar todo tipo de condicionamientos.

 

Al terminar notamos como nuestra mente queda en calma y vacía de pensamientos, dando lugar a la claridad mental desde dónde podemos pensar con más apertura y creatividad.

Próximamente, dispondré de una especialista en Kobido para que puedas recibir este masaje sin moverte de casa.

Si quieres que te avise para cuando tenga dado de alta este servicio, puedes escribirme a info@masajesyterapiasorientales.com